Biblioteca virtual Enlaces Contacto
  Formación ciudadana
Participación infantil
Proyectos
Una comunidad que aprende y participa (2001-2007).
Espacios de participación Infantil en Morelia, Michoacán.
Capacitación de promotores de la participación infantil.
“Comunidad Educadora”. Experiencia piloto en el marco del Programa de Ciudad Educadora en el Distrito Federal, México, Proyecto Financiado por Fundación SM.
Participación infantil

En la Convención de los Derechos Humanos de la Infancia, se reconoce la dignidad humana de los niños y las niñas y su derecho a participar. Gracias a la Convención, ahora se considera al niño como sujeto social y no sólo como objeto de cuidado y protección. Esto implica, por un lado, la aceptación de su capacidad (acorde al nivel de desarrollo) para expresar su opinión e involucrarse en la toma de decisiones sobre los asuntos que le afectan y, por otro, la necesidad de promover el auto-reconocimiento como sujetos de derecho, no sólo como futuros ciudadanos, sino en el momento actual y en su entorno cotidiano.

Los niños, como sujetos sociales en formación como ciudadanos, necesitan oportunidades para participar en acciones colectivas en las que puedan adquirir las competencias necesarias para involucrarse de manera activa y autónoma en procesos colectivos a favor de su comunidad.

En nuestra cultura, los ambientes más cercanos al niño: la familia y la escuela, se caracterizan por un estilo autoritario poco propicio para la promoción de la  participación, la corresponsabilidad y la formación para la convivencia democrática.

Para que los niños y las niñas vivan la participación como un hecho cotidiano es necesario crear, de manera afirmativa, espacios comunitarios en los que puedan reunirse para intercambiar opiniones, identificar problemas, construir propuestas y llevar a cabo acciones que, en la medida de sus posibilidades, contribuyan a mejorar su entorno. Espacios abiertos en los que de manera natural se reúnen: centros comunitarios, deportivos, canchas de juegos, parques, etcétera.

La escuela de la comunidad es también un espacio privilegiado de formación para la participación, por lo que es necesario que en su vida cotidiana los niños tengan la oportunidad de expresar su opinión y de contribuir a la solución de los problemas que les afectan. Que observen a sus padres colaborar en la escuela y en la comunidad, que sepan que en su escuela existen mecanismos e instancias formales de participación que los toman en cuenta a ellos y a sus padres.

La participación infantil no es un proceso aislado, implica el constante diálogo, intercambio y cooperación con jóvenes y adultos. En este sentido, la promoción de la participación infantil significa la posibilidad de aprender para todas las personas involucradas, no sólo para los niños y niñas.
   
     
Sitio creado por Soluciones de Comunicación